Teléfonos móviles tontos (dumbphones)

Harto de ser un esclavo del móvil, señores, yo me bajo unos pocos escalones. Y para esto tengo la intención de retroceder en el tiempo, buscando un teléfono móvil que pueda ofrecerme un equilibrio de tecnología tal que, pudiendo disponer de las aplicaciones básicas de supervivencia, no me haga estar con el hocico pegado a la pantalla decenas de veces al día, de forma lascivamente injustificada e inútil o estar sufriendo por si la batería me dejará llegar al final del día. Si para escuchar música uso discos de vinilo, CD´s, cassettes o minidiscs, ¿por qué no voy a encontrar la paz digital con un teléfono que me mantenga conectado a mi gente sin estar expuesto a la globalización y la geolocalización? Así pues, en este momento comienza mi búsqueda del «teléfono tonto» que ha de traer la paz a mi vida.

Para ello solo dispongo de unos 3 años teóricos pues, está previsto que este año (2024) se complete el apagado de la Red 3G móvil, coincidiendo con el apagado del cobre, por parte de Teléfonica y Movistar. Para la Red 2G tenemos una prorroga de unos 3 años ya que, por normativa europea, los eCall que llevan instalados los coches fabricados desde el 2018 por imperativo legal, eso de que llaman automáticamente al 112 cuando perciben un accidente, está soportado mediante telefonía móvil 2G y no pueden dejar este servicio sin cobertura. Así que ya veremos como se las arreglan los fabricantes para solventar este problema en 2027. Pero, de momento podremos seguir usando nuestros móviles antiguos hasta entonces. Llegado ese momento, tendremos una bonita colección de pisapapeles pues, ya no funcionarán ninguno de ellos, salvo los que tengan wifi y puedan hacer funcionar aplicaciones como Whatsapp y hacer las llamadas mediante ellas.

Si. Lo he mirado. En españa, la Red 4G empezó a funcionar timidamente en 2013, aunque ya existía en el mundo desde 2009. Eso, para los que queramos usar móviles tontos, nos lo pone casi imposible porque en 2013 todos los móviles que salían a la venta ya no eran tontos. Nos tenemos que avanzar hasta 2018 (creo) en que Nokia reeditó los 3110 y similares con wifi y 4G pero, eso, para mí, ya no es un teléfono tonto. Así que disfrutémoslo mientras podamos.

Y tengamos en cuenta que, a partir de que estos teléfonos tontos dejen de ser operativos, coleccionistas como yo (si llego a serlo) nos deharemos de ellos en masa, haciendo caer los precios de estos terminales en las plataformas de compra-venta o tirándolos directamente en la basura. En mi caso, tener una antigüedad que no funciona es ocupar un espacio en mis vitrinas que puede dársele a otra pieza.

Y para terminar este bloque de presentación, dejen que haga una reflexión.

Hasta la llegada de la puñetera era digital global, cuando una tecnología se quedaba obsoleta, superada por la siguiente, tanto el soporte madre como los consumibles eran físicos. Voy a poner como ejemplo los tocadiscos y los discos de vinilo, aunque puede ser extensible a los musicassettes, CD´s o minidisc (sí, le doy a los 4 formatos y, algunas veces, a reproductores MP3 de Sony). Bien pues, a pesar de lo obsoleto que parece esto (para el resto del mundo), yo sigo encontrando y comprando música en esos formatos porque son soportes que existen físicamente, vamos que tienen masa y volumen, y por ende ocupan un espacio. No se puede destruir la existencia de toda esa tecnología. Porque se han construído billones de esas piezas, tanto de aparatos como de consumibles. Pero, ¿Qué pasa con las tecnologías inmateriales, lo que viene siendo todo lo digital inexistente? Pues, precisamente esto que nos va a pasar con los teléfonos móviles antiguos. No habrá soporte técnico para su uso. Es decir, borran o destruyen cualquier posibilidad de seguir dándoles uso, convirtiendo billones de dispositivos en basura muy contaminante. ¿Qué quiero decir con esto? Pues, señores míos, hemos llegado a un punto tecnológico (hace algunos años) en que la extinción del coleccionismo tecnológico está pronta. No habrá nada tecnológico que coleccionar, propio de nuestra época y del futuro, para generaciones venideras que nos ponga en la historia a partir del Siglo XXI. Solo información digital sobre ello…Y ya hemos visto que pasa si confiamos nuestra historia al soporte digital.

Teléfonos tontos

¡Claro, no hay duda! Si mi Samsung Galaxy S20 Ultra 5G, y todos los que como él, pueden mantenernos permanentemente conectados al «Gran Hermano» (no, no es el de la tele), es un «teléfono inteligente», tendré que buscar la paz en los «teléfonos tontos», quizás más acordes a mi cerebro analógico y tan tonto como ellos.

Así que mi investigación me lleva, una vez más, a tirar de talonario. He de hacerme con varios teléfonos tontos para poder probarlos y ver si es factible o si existe lo que ando buscando. Buscaré por esos mercachuflos de Dios, que suelo frecuentar, a ver si en los puestos hay teléfonos tontos a la venta en funcionamiento y por cuanto se venden esas antiguallas.

Mientras, creo, que he tenido una idea interesante. Quizás fuera una buena idea disponer de un teléfono tonto en el coche, de esos que la batería duraba cargada tres semanas, para casos de emergencia en los que el teléfono listo nos deja tirados sin batería a las 10 de haberla cargado totalmente. Que digo yo, para un teléfono que costó, en su día, 1500 pavos ya nos podrían dar algo más de autonomía. Supongo que el precio a pagar por todo ese abanico de aplicaciones que controlan nuestras finanzas, movimientos y vida, en general, es la ridícula autonomía de los teléfonos listos. Ya saben…Beeeeeeee.

Pero, he de romper una lanza a favor del teléfono listo. La batería no dura mucho, es verdad pero, tiene que estar alimentando constantemente el bluethoot, la wifi, la iluminación de la pantalla, la conectividad de cada una de las aplicaciones, las aplicaciones de segundo plano, el GPS… Además, su tiempo de uso es infinitamente superior al de los tontos. ¿Cuántas horas pasamos delante de su pantalla jugando, leyendo, viendo pelis, escuchando música….? ¿Cuántas aplicaciones somos capaces de tener en el dichoso móvil? Mientras que los teléfonos tontos solo son para llamar, recibir llamadas, enviar y recibir mensajes y poco uso más le damos. Quizás, apurando, podemos usarlo como despertador o alarma e, incluso si me aprietan, como agenda diaria. Además, su iluminación consta de tres pequeños leds que iluminan la pantalla desde abajo. Así que, si. Es lógico que las baterías de los teléfonos tontos duren 100 veces más que la de los listos.

Como decía, he mirado en el mercachuflo que hay que pueda interesarme, además del resto de cosas que busco para mis colecciones. Pues encontré un teléfono que ya tuve entre 2003 y 2006. Un Nokia 6600 que recuerdo con mucho cariño pues, fue en la época en que mi hija era muy pequeña. El teléfono estaba en muy buen estado, con batería sin hinchar y se ponía en marcha aunque se apagaba enseguida pues, a saber desde cuando estaba ese móvil sin cargar. No tenía el cargador pero, por lo 7 euros que me costó, pensé que ya encontraría uno por Amazon. ¡Pues, no! En otro puesto encontré el cargador por 1 euro. Así que, por 8 euros ya tenía por donde empezar. Llegue a casa, lo cargué y funciona perfectamente con mi SIM de Movistar. No se si es libre pero, como mi operadora es Movistar…¡Alabado sea el Señor! Luego veremos cada uno de ellos con más detalle y los probaremos hasta agotar la batería.

Seguí buscando y otro día encontré dos Nokias N70, uno en blanco y otro en negro. Solo uno tenía batería hinchada pero, como me cobraron 5 euros por ambos…¡Pa la saca! No tenían cargador pero, el del Nokia 6600 era compatible, así como su batería. De los dos tuve que hacer uno, usando algún embellecedor del negro para el blanco pero, al final me quedé con un Nokia N70 blanco completo y funcionando perfectamente. La batería no funcionaba, así que usé la del 6600. Con el N70 negro aprendí a desmontarlo y ver que piezas son fácilmente intercambiables para guardarlo como donante de piezas. Esto podría haber acabado aquí pero, el Nokia N70 blanco no era libre y venía con una tarjeta Vodafone, así que tuve que hacerlo liberalizar en un «paki» que me cobró 15 euros. Balance total…20 euros. Al día siguiente busqué en el sótano y encontré una caja con todos los cargadores de móviles que fui guardando, donde encontré 4 o 5 cargadores Nokia. Los limpié ahora están en una caja limpia en un armario de mi despacho.

Unos días después, me hice con un pequeño Nokia C2-05 en perfecto estado y con la batería intacta que estuve usando unos días, mientras me reparaban el Samsung. Pagué por él la friolera de 7 euros con su cargador y como su batería es compatible con el 6600 y el N70 pues, ya tengo dos baterías para cualquiera de esos terminales.

Y para terminar con el mercachuflo, la semana pasada compré, por 5 euros, un Sony Ericsson Vivaz en muy buen estado. Este ya no necesita cargador específico pues, su conexión de carga es un micro USB. Este pequeño aparato, ya con pantalla táctil, viene con una cámara de 8Mpx lo cual ya lo sitúa en la frontera de los listos. Veremos como se porta cuando le toque el turno.

El siguiente paso ya fue comprar un lote de móviles por Wallapop. El lote consistía en 5 teléfonos y tres cargadores por 20 euros (puesto en casa por 25,68 euros). En el lote encontré un Nokia 6210 (es el que estoy usando esta semana) cuya batería está bastante tocada porque llevo con él 4 días encendido y usándolo a diario y ya «solo» le queda una rayita de batería. ¡Increíble! Con la batería chunga y aún aguanta 4 días de uso. ¡Igualito que la mierda del Samsung!, un Nokia 6060 cuya batería está muerta, un Nokia 5310 xpressmusic también con la batería muerta pero, es compatible con las baterías del 6600, N70 y el C2, un precioso Nokia 7230 con la batería aprovechable aunque un poco hinchada y un TSM30 en muy buen estado pero, con un cargador de coche de los chinos aunque, la batería está completamente cargada, será el próximo en probar cuando se le agote la batería al Nokia 6210. Con los móviles vinieron un par de cargadores de Nokia y el, antes mencionado, cargador de coche para el TSM30.

Como he vuelto a ir al mercachuflo y he traído más móviles tontos y casi tontos, tengo que editar esta entrada. Me he traído un Nokia 6100, un Nokia N97 blanco, que mola mucho y un Nokia E6,que también mola una «jartá». Ya los iré probando.

Hoy, 12 de febrero de 2024, echando un ojo en el Cash Converters de Tarragona, he tenido la ocasión de hacerme con un simple Nokia 105 TA-1174 de 2019 por 11,70 euros. Por ese precio no iba a quedarme con las ganas de probarlo. Como los voy probando por antigüedad decreciente, aún tardaré varias semanas en probar este cacharrín.

Todo esto suman 13 móviles (ya iré ampliando este número en lo sucesivo), de los cuales solo he probado su uso diario del Nokia 6210 y no podré probar el Nokia 6060 al no disponer, de momento, de una batería funcional para él. Ahora veremos como se ha portado cada uno de ellos en las sucesivas entradas de esta categoría. Un saludo y muchas gracias.

Sergi
Author: Sergi

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *