Polaroid Close Up 636

Aunque ya les aviso que este artículo no va a aportar nada nuevo sobre las Polaroid que voy mostrando, es junto a la 635 una de las más extendidas, si no la que más, y sus nuevas formas y redondeces dejan atrás los ángulos vivos y formas cuadradas del pasado. Esto pudiera parecer una tontería en 2023 pero, en los 80, sobre todo en la segunda mitad de la década, romper con nuestro pasado reciente, era una prioridad visceral. Ahora, visto desde la perspectiva del tiempo y de la estabilidad política, confieso que echo de menos esos diseños áusteros y simplistas de ángulos rectos, tanto como los espaciales que marcaron tendencia desde finales de los 60 hasta mediados de los 70.

Pero, vamos a ver lo que hemos venido a ver. En este caso, como en el de la Polaroid Supercolor 635 CL, ya no tengo la cámara. Bueno, si que la tengo aún pero, la he vendido por Wallapop y mañana será enviada a su nuevo dueño. Yo quiero centrarme solo en conseguir las que disponen del sistema de auto enfoque por sonar y, si me fuera posible, en las SLR.

Bien pues, aquí la tenemos. Como verán de inmediato las redondeces sustituyen a los ángulos rectos. Y, cerrada, tampoco nos aporta ninguna información, salvo que es una cámara Polaroid. Austeridad total. Una pena porque esas pijadas exteriores de otros modelos anteriores, a mi, me gustaban. Siempre es de agradecer algo de color, aunque fuera en el nombre de la cámara.

Cuando me refiera a cada lado de la cámara, lo haré tomando como referencia la parte trasera por donde miramos por el ocular para componer y hacer la foto. Así pues, aquí podemos ver el lado derecho de la cámara, común a todas las Polaroid, en lo que a mecanismos se refiere.

Además del sutil cambio del diseño exterior de la cámara, también tenemos una diferencia que, a mi entender, no nos aporta ninguna ventaja técnica ni ergonómica pero, estéticamente, es verdad que, lo integra completamente en el nuevo diseño. Me refiero al ocular.

Me perdonarán el error del comentario de la edición de la fotografía de aquí arriba. El nuevo ocular no forma parte del armazón de la cámara, es desmontable como en su predecesora. Me llevó a engaño lo bien integrado que está en el nuevo diseño de la cámara. Mea culpa. Esto puede apreciarse perfectamente en la siguiente fotografía del lado derecho de la cámara.

Si. Ya lo se. Pero, me gusta que salgan todos los lados de la cámara aunque no haya nada que comentar. No obstante si que me gustaría hacer una apreciación. En la Polaroid Close Up 636 desaparece la marca del molde del plástico por donde es inyectado, dejando una base de apoyo uniforme y sin rebaba alguna. Y, por supuesto, sin rosca para fijarla a un trípode.

Cuando la abrimos para ponerla en marcha, nos encontramos exactamente lo mismo que con la 635. No hay cambio alguno.

Una vez abierta, por delante nos encontramos exactamente lo mismo que en la Polaroid Supercolor 635 CL.

Para que vean que no me invento nada. Podrán pensar lo que quieran pero, no me negarán que la 635 es mucho más bonita que la Polaroid Close Up 636, a pesar de sus ángulos rectos.

Volvamos a la Polaroid Close Up 636. Su nombre se lo da ese pequeño (y cutre) sistema que tiene para elegir las focales entre la de «proximidad» (entre 0,60cm y 3 metros) y la «panorámica» (entre 3 metros e infinito). Pero, la cámara pertenece a la familia de Polaroid 600 (abatibles). Durante años yo pensaba que eso del «Close Up» era lo que determinaba la familia de las cámaras Polaroid abatibles pero, un buen amigo me ha abierto los ojos, hoy mismo. Y pueden verlo ustedes en los comentarios, al final del reportaje.

Esta también cuenta, como todas las Polaroid 600 (abatibles), con dos disparadores. Con el disparador principal disparamos usando el flash y con el segundario hacemos la foto sin flash. Esto lo determinaremos, según nuestro criterio, dependiendo de la luz que tengamos para hacer la foto.

La experiencia con estas cámaras, y me refiero a todas las cámaras Polaroid antiguas, me ha enseñado que tendremos menos posibilidad de cagarla si en el exterior, un día soleado, ponemos el compensador de exposición a -1, al menos cuando tenemos el sol a la espalda al hacer la foto. Y si disparamos en el interior, con o sin flash, el compensador de exposición, recomiendo ponerlo en +1. Esto no quiere decir que no la caguemos. Solo que tendremos menos posibilidades de hacerlo. Ya es la pericia y el conocimiento sobre el comportamiento de estas cámaras que tenga el fotógrafo, para jugar con estos pocos ajustes que nos da la cámara y poder sacar lo mejor de ellas. No quiero ser pesado en esto pero, cada vez que apretemos el botón nos estaremos gastando 2,5 euros, así que una buena serie de cagadas nos puede costar muy caro.

Esto último me gusta mucho porque, con estas cámaras volvemos a ser fotógrafos de verdad. Hay que currarse bien el encuadre, la posición, el fondo y los ajustes de la máquina para no fallar en el disparo. Es como disparar con una de las pistolas de Jack Sparrow (tiene huevos que el apellido del pirata sea «Gorrión», en castellano), solo tienes una oportunidad de dar en el blanco.

Vamos a verle un poco las tripas a la cámara. En las fotos sucesivas iremos viendo de forma individual lo que nos muestra esta toma general del compartimento del cartucho.

Empezaremos con esa etiqueta que nos encontramos nada más abrir el compartimento. En ella tenemos información importante sobre la cámara. Y luego seguiremos con los rodillos, por donde pasa la fotografía cuando es expulsada por el motor de la cámara cuando accionamos el disparador, y cuya misión es la de comprimirla entre ambos para que se mezclen correctamente los colores de la imagen.

Veamos mejor lo que decía sobre los rodillos. Vean la diferencia de diámetro entre ellos.

En esto también les voy a parecer muy pesado pero, es importante tenerlo claro. Cuando la fotografía se está revelando y pasando por entre los dos rodillos, es muy susceptible de que cualquier partícula que esté depositada en cualquiera de ambos rodillos nos la marque con una raya, nos provoque la aparición de algún artefacto o que nos salga una mancha por una incorrecta mezcla de colores en la imagen. El recorrido y compresión de la fotografía tiene que ser completamente homogeneo y constante. Para ello, ambos rodillos, tienen que estar impolutos.

Yo los limpio cuando extraigo un cartucho terminado y si la cámara va a ser guardada, sin un nuevo cartucho insertado, vuelvo a limpiarlos cuando voy a insertarle uno nuevo. La limpieza de los rodillos no nos llevará más que 3 o 4 minutos. Yo lo hago con una gamuza de limpiar la gafas con un poco de alcohol isopropílico en el centro y los voy frotando conforme los voy rotando. Primero hago el interior, por ser el de mayor dificultad, y luego el exterior. Es algo extremadamente sencillo y nos evitará tener que tirar esos 2,5 euros por foto que decía antes. Pero, además, con un agravante enorme. No podrá limpiar los rodillos hasta que no saque el cartucho, lo cual no se puede hacer porque se velarían todas las películas que quedan por hacer, así que no haber limpiado los rodillos nos puede costar esos 20 euros que cuesta cada puñetero cartucho. Ustedes mismos.

Hay unos pequeños trucos para poder limpiar los rodillos quitando el cartucho de forma que no se velen las películas. Al igual que también lo hay para aprovechar un cartucho pasándolo de una cámara a otra y no tener que tener un cartucho en cada una de las Polaroid que tengamos. Pero, si acaso esto lo enseño en otro artículo sobre «artesanía» Polaroid. Más que nada porque estoy perfeccionando la técnica de cambiar un cartucho de una cámara a otra sin perder la primera película que expulsa la cámara, como lo hace con la cartulina negra cuando insertamos un cartucho nuevo y cerramos el compartimento. Evitemos perder esa película y los 2,5 pavos que nos cuesta la broma.

Veamos alguna fotografía hecha con esta Polaroid Close Up

La verdad es que no tengo muchas. Como con la Polaroid Supercolor 635 CL esta cámara la he usado para aprender a usarlas adecuadamente, por lo que casi todas las fotos han sido tiradas a la basura. Es el coste del aprendizaje con estos trastos. Pero, si que tengo una, esta que pondré más abajo, porque hice la misma foto con cada una de las cámaras Polaroid que tenía entonces. Ponía las cámaras en una posición concreta en un de los pilares de la balaustrada de mi jardín que ya tenía marcado de antemano y así podía hacer exactamente la misma foto con cada una de ellas. Si la comparan con la que he subido en el reportaje de la Polaroid Supercolor 635 CL, verán que son y se comportan exactamente igual. No hay evolución, salvo estética, entre ambas.

Me queda muy poco que contar sobre las cámaras Polaroid. Un par de artículos sobre las Polaroid Image System y la Polaroid Image System Pro. Uno sobre la Polaroid One Step + de las de nueva generación, otro sobre mi historia personal con este tipo de cámaras y, por último, mis técnicas de cambio de cartucho sin terminar, de una cámara a otra. También me gustaría hacer uno sobre cambiar las películas de un cartucho caducado de antaño que se haya quedado sin carga en la batería a uno nuevo, vacío con la batería operativa pero, no dispongo de ningún cartucho antiguo sin carga de batería (ni con carga, no tengo ninguno caducado).

Así que, por ahora, esto es todo. Un saludo y muchas gracias.

Sergi
Author: Sergi

4 thoughts on “Polaroid Close Up 636

  1. Hola:
    Un reportaje muy completo. Gracias.
    Me he fijado que esta foto también salen los artefactos blanquecinos en la parte sur de la foto, pero además, una zona blanquecina en el norte, ¿pudiera estar relacionado con alguna degradación en los bordes de la emulsión?
    Por otro lado, creo que habría que revisar la nomenclatura usada para las máquinas. Se usa «Close Up» como indicador de máquinas plegables o con cierre sobre sí mismas, y realmente ese término se refiere técnicamente a la opción «macro» que parece aportar una lente superponible para permitir hacer fotos a sujetos más cercanos, en este caso, entre 0,5m y 1,2 m. Probablemente las máquinas con sistema de cierre tengan otra denominación no relacionada con la función «Close Up».
    Saludos.

  2. Buenas tardes, Salvador.

    Muy bien visto. Creo que ahí he pecado de usar un término que se ha usado en casa desde los principios para referirnos a este tipo de cámaras Polaroid. Es más, repasando todos los modelos «abatibles», todos son de la serie 600, llamándose de otros modos los que difieren de esta configuración. De hecho tienes el ejemplo de la Polaroid Supercolor 670 AF que sigue siendo una 600, y por lo tanto «abatible», sin ser una Close Up.

    Esto requiere una revisión de todas las entradas al respecto y de la ediciones de las fotografías que así lo requieran. Muchas gracias, Salvador.

  3. Buenas tardes, Salvador.

    Creo que ya he hecho todas las correciones en los 4 reportajes.

    Esa mancha horizontal que puedes apreciar en la foto es por causa del cartucho. Cambié ese cartucho a otra cámara y seguía saliendo ese error en el revelado. Un saludo y muchas gracias.

Deja una respuesta