Nokia 5310 Xpressmusic (2007)

Hacía mucho tiempo que quería probar este modelo de Nokia. Lo veía en muchas paradas del mercachuflo y sus discretas dimensiones siempre me llamaron la atención pero, nunca había ninguno en un estado estético aceptable. De hecho, al principio lo confundía con un reproductor de Mp3. Al ver que era un modelo tan popular, teniendo en cuenta la cantidad de ellos que veía a la venta, decidí comprar alguno, cuando saliera la ocasión, y probarlo.

Finalmente, un día, en uno de los puestos habían dos. Uno en azul y este rojo. El moro me los dejó, ambos, por 5 euros tras las negociaciones y se vinieron para casa.

Una vez en casa, los probé y ambos funcionaban con la SIM de Movistar pero, el azul tiene corrido un poco el marco izquierdo de la pantalla, así que las pruebas de cotidianeidad las he hecho con el rojo pero, debo admitir que el azul me gusta bastante más.

Lo primero a destacar es su reducido tamaño. Tiene casi el mismo tamaño que un reproductor Mp3 de la época y, dependiendo de la marca del reproductor, incluso menor. Esto lo hace estremadamente cómodo pues, no hay bolsillo que se le resista. Cabe en cualquier hueco. Supera, con creces, a cualquiera de los que he probado hasta la fecha en comodidad. Pensé que sería imposible superar, en este aspecto, al Nokia 6100 pero, «chapeau» por el Nokia 5310 Xpressmusic.

Para que se hagan una idea de su tamaño y portabilidad, vamos compararlo con el mencionado Nokia 6100. En altura miden lo mismo. No hay diferencia. 5 años separan a ambos teléfonos y la evolución estética es más que evidente pero, esto no nos importa en este momento.

En anchura también andan parejos. El 5310 es en forma de barra y, por lo tanto, toda su anchura es regular, simétrica, sin embargo el 6100, al tener forma, en algunos puntos es un pelín más ancho y en otros un pelín menos. En esta foto tenemos a uno encima del otro para ver que la diferencia es mínima.

Pero, donde el 5310 gana por goleada y nos deja alucinados es con el grosor. Es que en algunos puntos es la mitad del Nokia 6100. Es extremadamente plano.

Fíjense que estamos hablando de un grosor igual al que tiene un Samsung S20 Ultra de 2020 con la funda de silicona puesta.

Y para cerrar el tema del tamaño, veamos la diferencia entre nuestro protagonista y el susodicho Samsung. Vale, entiendo que una pantalla mayor es una ventaja a la hora de reproducir vídeo o de ver las fotografías tomadas pero, es necesaria tanta diferencia. Sí, claro, para según el uso que se haga del teléfono puede ser crucial para algunos usuarios pero, ¿compensa la incomodidad de un artefacto tan grande a cambio de una pantalla enorme para uso esporádico? Yo estoy descubriendo que no. Pero, hasta que no lleguemos a 2013 no encontraremos un equilibrio en este sentido. Aún faltan varios modelos intermedios que valorar hasta llegar al inicio del 4G. Y ninguno de ellos va a superar en comodidad y tamaño reducido a este pequeñín.

¿Tiene alguna pega este «telefonillo»? Las tiene. Pocas pero, las tiene. La primera es que se quedará totalmente obsoleto y dejará de funcionar con el apagado de las redes 2G y 3G, supuestamente en 2027 la primera y este mismo año la segunda, coincidiendo con el apagado del cobre. Esto les pasará a todos los terminales que no puedan usar las redes 4G LTE y 5G, es decir, todos los teléfonos anteriores al 2013. Esto devaluará lo inimaginable los precios de estos cacharros. Para los que los coleccionen sin más, ¡Alabado sea el Señor! Pero, para los que los coleccionan funcionando…tararí que te vi. Ya me he pronunciado al respecto en la entrada que introduce esta serie de reportajes sobre los teléfonos tontos.

Otra pega importante, y de lo más boba, es la extracción de la puñetera SIM. Pero, no es culpa de la SIM, sino del sistema del teléfono para dejarla sujeta. Salvo que exista alguna técnica secreta de los monjes tibetanos, es una puñetara cruz sacar la tarjeta dichosa. No se que problema vieron en el sistema tradicional de inserción y extracción de la tarjeta. No lo entiendo, de verdad.

Y la tercera, resultando bastante molesta para mi, es el tiempo que tarda en guardar la imagen cuando hacemos una fotografía en su máxima calidad. Tarda varios segundos y no estamos acostumbrados a esa «pérdida» de tiempo pues, no permite hacer una serie de fotografías seguidas. Podría configurar la cámara para reducir esa calidad pero, en mi caso, veo preferible esa molesta espera a bajar la calidad fotográfica de la cámara.

Y aprovechemos la coyuntura para ver un poco el comportamiente de dicha cámara. Como en el caso del Nokia N70, se trata de una cámara con un sensor de 2Mpx pero, quizás sea cosa mía, en este aspecto parece que el Nokia 5310 da un paso atrás. También es verdad que ambos teléfonos juegan en diferentes ligas, siendo este pequeñín un teléfono destinado a la gente jóven y potenciando sus posibilidades más como reproductor de música. Y a un precio que ni se acerca al del N70.

Esta es la selección que he hecho con este móvil. Las fotos, como en las anteriores entradas, están sin revelar ni procesar para que se vea como las saca «en crudo» el teléfono. Empezaremos con la clásica del castillo y seguiremos con algunas también clásicas que se han visto hechas con los anteriores teléfonos. También algunas nuevas donde puede verse el bajo potencial de esta modesta cámara. No gestiona nada bien los colores y todas parecen algo desenfocadas a pesar de haber ido con cuidado con la trepidación de la mano alzada.

En esta fotografía de la Harley podemos ver en condiciones de sombra o de poca luz, la cosa empeora exponencialmente.

Todas las fotografías resultan planas y sin chispa, independientemente de la luz que haya en el ambiente. Creo que la cámara en este aparato es puramente testimonial y anecdótica.

«Xpressmusic». Bien pues, si su apellido es tal, será por algo. Probado el reproductor de música. Simplemente FAN-TÁS-TI-CO. Aquí no hay chorradas como el límite de volumen y demás gilipolleces. El sonido es limpio y potente. Además ha sido probado con unos cascos Sony que pecan de ser muy flojeras. Cuando los cambié por mis Technics RP-F290 de discjokey de finales de los 80 fue un orgasmo musical. Una vez dejen de funcionar por el apagado de las redes estos se quedarán como reproductores de música. Aún tengo que probar a conectar este móvil a mi equipo de música analógico de la primera mitad de los 90 y escucharlo a través del amplificador Yamaha y los altavoces Infinity y Bose que tengo puestos en mi sala de música. ¡Qué barbaridad, que bien suena! ¡A la mierda lo de la cámara de fotos! Sin ninguna duda, estos teléfonos disfrutarían de gran popularidad entre la gente joven. Además, me consta que su precio, en su época, estaba entre los 60 y los 100 euros, lo que lo hacía muy asequible para que los padres se lo regalaran a sus hijos que, recordemos, podían llevar en cualquier hueco o bolsillo. De verdad. El tema del reproductor me ha dejado estupefacto.

Y, por fin, hablemos de su autonomía. Vuelve a romper los mitos y pulveriza el record que conseguimos con el Nokia 6600. ¡Agárrense! Ha estado en funcionamiento como móvil principal la friolera de 127 horas, lo que vienen siendo 5 días y 7 horas. ¡Para cagarse! Desde el día 29 de febrero de 2024 a las 11:49 horas hasta el día 5 de marzo a las 18:48 horas. Sí, ya lo se. Pero, para redondear y no dejar esos 59 minutos en los datos, hombre. Igualito igualito que uno de los listos de ahora. Lástima de su pronta y estúpida obsolescencia programada porque, de momento, como móvil de emergencia para llevar en la guantera del coche no tiene precio. ¡Ostras! Perdón. Que si ha tenido precio. Esos 2,5 euros que me costó.

Ese mismo año, en noviembre de 2007, Nokia presentó una de las evoluciones del Nokia 5310 Xpressmusic, aunque no salió al mercado hasta febrero de 2008. Y lo tenemos. Se trata del Nokia 5130 Xpressmusic pero, esto ya es otra historia. Un saludo y muchas gracias.

Sergi
Author: Sergi

1 thought on “Nokia 5310 Xpressmusic (2007)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *